Spot Aparición Stma. Virgen de la Cabeza.

lunes, 27 de marzo de 2017

Concluida la restauración de la imagen de la Virgen de la Cabeza, ésta regresa a su camarín.

El proceso, que se consideró necesario ha sido ejecutado por el restaurador José Luis Ojeda.

La imagen de la patrona de Andújar y de la diócesis de Jaén regresaba el pasado sábado a su camarín después de haber sido objeto de una restauración, a cargo del taller de restauración de José Luís Ojeda Navío, que ya en 1992 realizó una profunda rehabilitación de la misma. El rector del Santuario y Basílica de Sierra Morena señalaba que tras una inspección de la obra en su camarín hace unas semanas, se detectaron daños que podrían perjudicar seriamente a la obra si no se tomaban las medidas oportunas y se corregían las mismas. Por ello, se hicieron los trámites necesarios y se daba paso a la restauración procurando que los trabajos no se dilataran más de lo necesario y la imagen regresara lo más pronto posible a su habitual lugar en el camarín del templo.  En contacto con el restaurador José Luis Ojeda, se redactaba un minucioso estudio del estado de conservación de la obra, junto a una propuesta de tratamiento y medidas correctoras de factores de alteración sobre la obra. Una vez obtenido el permiso por parte del Obispado de Jaén, se daba paso al proceso de conservación y restauración de la misma.

Para ello, primero se realizó una analítica y pruebas necesarias para la intervención. Al ser José Luis Ojeda el restaurador en 92-93, de la imagen era perfectamente conocedor de muchos de los factores de alteración, y de los daños, elementos compositivos,  fundamentos de los distintos estratos, lo que se fue contrastando con distintos test, y pruebas. Esto facilitó mucho este proceso, ya que se cotejaron los estudios de la primera restauración con las actuales, aportando la información necesaria.

Según informa el restaurador, tras este examen, se identificaron los factores de alteración de la talla. El transcurso del tiempo, con los cambios de temperatura y humedad, habían provocado pequeños desperfectos lógicos por los años transcurridos desde esa primera intervención.  Llamaba mucho la atención los daños provocados en la cara por el roce del nuevo rostrillo, el cual no se adaptaba a la misma y no poseía ningún mecanismo de colocación que no fuera el directo a la talla por medio de lazos. Estos, al apretarse, rozaban con la delicada policromía, provocando daños de importancia. Asimismo, por el tamaño de la corona del Niño, se había desplazado el sistema de sujeción realizado en el año 92, afeando estéticamente a la composición de la obra.

Señala Ojeda, que la obra presentaba otros daños por roces de objetos en las partes vistas, tales como la mano derecha y el Niño. Estos daños de carácter devocional, se repetían en el interior de la obra, con roces, restos de pintalabios, acumulación de grasa de origen humano en los momentos en los que la imagen es accesible a los devotos, desgastes provocados por los roces, etc. También se apreciaron algunos daños por alfileres, seguramente en el proceso de vestido de la imagen durante esos 25 años que han pasado. Estos son comunes en la mayoría de las obras que son vestidas, tales como las Patronas, Imágenes de Semana Santa de vestir, etc.

Una vez identificados los factores de alteración y los daños, estos han intentado ser minimizados. Así, se ha revisado el sistema de anclaje de rostrillos y coronas a la obra sin que la roce.  El restaurador cree imprescindible una mejora del sistema de colocación del rostrillo actual para evitar todo contacto con la cara de la Virgen, trabajando en ese sentido.

Con respecto a la intervención de la imagen, se ha procedido a elaborar un informe previo, con reportaje de fotografías de alta resolución del estado de conservación de la obra y desmontaje del armazón de protección. Tras tener la talla exenta. Se ha procedido a las labores necesarias de fijación de algunas zonas con peligro de desprendimiento, revisión de la adherencia entre los distintos estratos y limpieza de la suciedad (la cual se limitaba a la de origen humano por acumulación de grasa y restos de maquillaje de algunos devotos), ya que el barniz de protección aplicado en el año 92 mantenía su total transparencia y funciones por la alta calidad del mismo.

Una vez limpia la obra, se procedió al tratamiento del soporte, con el encolado de alguna pequeña grieta sin importancia ocasionada por los cambios de temperatura y humedad, estucado de lagunas y nivelado de las mismas, reintegración cromática de las faltas de estrato pictórico y estofados, mediante materiales reversibles y técnica diferenciadora. Estos criterios son básicos en la conservación y restauración de obras de arte.  Ojeda señala que finalmente, se le ha aplicado un barniz de protección satinado para evitar brillos molestos y ajuste total de la reintegración cromática mediante pigmentos al barniz.

La imagen, de nuevo se ha colocado en su armazón, cambiando la base de madera del mismo, ya que la que poseía era una provisional realizada en la restauración del año 92.

Concluido todo este proceso, la sagrada imagen ha sido restituida al culto en su camarín para todos sus devotos.

El equipo ha estado conformado por José Luis Ojeda como restaurador y dirección de los trabajos, acompañado de dos profesionales de la restauración como son Encarni Gómez y Olga Cano, ambas con dilatada experiencia en la restauración de obras de arte. Esto ha facilitado un tiempo record para que la obra estuviera el menor tiempo posible fuera de su camarín.

José Luis Ojeda ha agradecido “al rector del Santuario, p. Domingo Conesa, a los Hermanos Mayores Mercedes y José Antonio y a la Cofradía Matriz en las personas de Ramón Colodrero como comisario y toda la Junta Gestora,  la confianza depositada de nuevo en mi para tal responsabilidad, así como su preocupación e interés por el desarrollo de los trabajos.” A partir de ahora – dice, el restaurador- , se debe actuar con mucha cautela y mimo “para evitar que de nuevo, daños, diferentes a los del paso del tiempo,  se puedan  provocar en obras de arte como esta de La Virgen de la Cabeza”
By.- A,A Comunicado;Basílica Santuario Virgen de la Cabeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

La Virgen de la Cabeza y su Real Santuario.

Curiosidades

* Nuestra Virgen de la Cabeza posee cuatro coronas, cada una de ellas con su correspondiente corona para el Niño Jesus.La mas antigua de ellas es la que le regalo Juan de Piedra en el año 1788, es de plata en estilo imperial.Le sigue en antigüedad la donada por Agustina Mangas en el año 1872, es también en estilo imperial dorada.En el año 1953, Maria Susana Ariza le regala otra corona, que le es impuesta el 10 de mayo de ese año por el Canónigo ruteño D. Jose Torres Molina, para esa efemérides se confecciono un trono de claveles blancos.La corona es de estilo imperial con aureola.Posteriormente, en el año 1986 Francisco Martinez le regala la corona con la que el Obispo de Córdoba, Jose Antonio Infantes Florido la corono canónicamente.

* El regalo mas pintoresco que se ha puesto en la Mesa fue un burrito (de carne y hueso por supuesto).


* El recordado "Pacorro" fue cohetero de la Virgen durante mas de cincuenta años.

* Antiguamente el Hermano Mayor ofrecía a los hermanos de varal, una vez terminada la procesión de la mañana, una comida consistente en Borrego con patatas, que se preparaba en la fabrica de Anis Machaquito.Por supuesto no podían faltar varias arrobas de aguardiente y de vino.

* En el siglo dieciocho era costumbre contratar a un grupo de "gitanos" para que cantaran delante de la Virgen en su procesión.

* En el año 1948 se contrato una pirotecnia distinta a la que se venia contratando habitualmente y los cohetes eran tan malos, que ni poniéndoles gasolina ardían.

* Durante muchos siglos el viaje a la Romería de Andujar se hacia a lomos de caballerías, cuando llego la locomoción mecánica, se inicio la costumbre de acudir en camiones, y cuando llegaron a Rute los primeros autocares se emplearon estos para ir a la Romería.Estos autocares pertenecían a la Empresa Sanchez, y eran los mismos que cubrían la linea Rute-Lucena, por lo tanto mientras que los autocares estaban en la Romería se interrumpían los viajes entre Rute y Lucena.

* Durante mas de veinte años, acompaño en sus dos itinerarios a nuestra Virgen de la Cabeza la Banda de Cornetas y Tambores del Tercio Móvil de la Guardia Civil de Sevilla.Este acompañamiento se convirtió en una tradición, hasta que por una orden gubernamental este acuartelamiento se desmantelo y por consiguiente la Banda desapareció.


* Salida extraordinaria.- Con motivo de la guerra con Marruecos mando el Obispo Juan Alfonso Albuquerque Berión, sacar en procesión de rogativas a las imágenes que mayor devoción y culto recibieran en cada localidad saliendo en Rute nuestra Morenita el día 18 de Diciembre de 1859.

Nos cuentan las leyendas.......

Según cuenta la leyenda, una noche al volver los hermanos de cantar la aurora, se dispusieron a oír la Santa Misa, por aquellos tiempos era costumbre cubrir el camarin de la Virgen con un velo cuando no había culto, pues el llano estaba de tierra y así se impedía la entrada de polvo.Cuando tiraron de la cuerda, vieron que el velo no subía, entraron al camarin a arreglar la avería y vieron asombrados el borde inferior del manto de la Virgen mojado y cubierto de escamas; nadie supo dar una explicación a tan extraño fenómeno.
Pasado el tiempo, unos soldados ruteños que habían vuelto de la guerra de África, contaron que una noche, cuando se dirigían en barco a tan lejanas tierras, les sorprendió una terrible tormenta,entonces acordándose de que era sábado, y la aurora de la Virgen de la Cabeza estaría en la calle, rezaron juntos a la Virgen para que les salvara de una muerte segura, de inmediato la tormenta ceso y el mar entro en calma.Fue entonces cuando los hermanos supieron dar explicación al manto mojado y cubierto de escamas.

-------------

...Una tarde al abrir el cura la iglesia, vio como la Virgen de la Cabeza se encontraba girada hacia su izquierda, mirando hacia el segundo llano, pensó que la noche anterior la Camarera hubiera subido al Camarin para arreglar algo en el vestido de la Virgen y había olvidado colocarla de nuevo mirando al frente, subió acompañado de dos monaguillos y la puso bien.Una vez finalizado este cometido, se dirigió al confesionario para atender a los fieles, observando a los pocos minutos que la Camarera de la Virgen entraba a la iglesia para oír la Santa Misa como hacia casi todos los días, se dirigió a ella para comentarle su olvido, contestándole esta que llevaba varias semanas de no subir al Camarin, asombrado el cura pensó que podían haber entrado ladrones, subieron al Camarin, a la Virgen no le faltaba nada de sus adornos, las puertas y ventanas de la iglesia estaban bien, no faltaba ninguno de los enseres de las diferentes capillas y altares.Nadie supo dar explicación de este fenómeno, y hasta el día de hoy es un misterio el porque la Virgen se giro aquella noche.

Presidentes de la Real Cofradía

En el año 1961 se aprueban unos nuevos estatutos, creándose en ellos el cargo de Presidente, desde entonces nuestra Real Cofradía ha tenido los siguientes presidentes:

- Francisco Salcedo Repullo:1961-1972
- Alfonso Cruz Ferreira:1972-1977
- Pedro Alarcon Luque:1977-1982
- Francisco Martinez Romero:1982-1986
- Francisco Ramirez Bueno: 1986-1990
- Comision Gestora: 1990-1996
- Zacarias Jimenez Jimenez:1996-2004
- David Ruiz Cobos: 2004-2008
- Manuel Caballero Dominguez: 2008-2012
- Antonio Pacheco Montes: 2012-2016
- María Victoria Cruz Molina: Actual presidenta

Según la normativa vigente de la Iglesia, el tiempo máximo que una persona puede ocupar el cargo de Presidente es de ocho años consecutivos.