La Real cofradía de María Santísima de la Cabeza Coronada de Rute.

viernes, 21 de julio de 2017

El ajuar de Nuestra Madre.

“Que bonita está la Virgen cuando llegan los días grandes”. “Bonita está siempre, pero con sus mantos de gala y sus broches, … ¡le duele la cara!”.
Todos los devotos de la Virgen de la Cabeza hemos comentado algo similar cuando al final del mes de abril la imagen de la Reina de Rute sale de su camarín y su vestidor la engalana con lo mejor. Es cierto que como seres humanos enmudecemos al contemplarla vestida con sus bellísimos mantos y adornada con su orfebrería, pero ¿Qué historia esconde el ajuar de nuestra Madre Coronada?

Queremos reflexionar sobre el valor sentimental que esconde el valioso patrimonio de nuestra Real Cofradía. Lejos del capricho, de la simple ostentación o del aire de superioridad, a lo largo de los casi cinco siglos de historia de esta institución, los devotos de la Morenita ruteña, movidos por el amor y la pasión por su Madre, han sentido la necesidad de adquirir los distintos elementos que dignifiquen y engrandezcan a su mayor devoción. La Real Cofradía no ha tenido que comprar en muchas ocasiones, pues han sido los hijos de Rute quienes han ofrendado las cosas a la Virgen.

Desde el siglo XVI, la necesidad de servir a María ha llevado a las humildes gentes de Rute a construirle el más bello templo de la localidad, a ofrendarle los más ricos brocados y la más fina orfebrería. Al final del Barroco hubo quien por amor a la Madre de Dios sintió la necesidad de guardarla en el más bello cofre, su camarín. Los frailes que tanto la amaron y prefirieron le ofrendaron riquísimos broches de oro, hoy piezas históricas del joyero de la Virgen.

El tiempos más recientes los donativos de ricos y pobres han colmado de riquezas a Nuestra Madre: sus mantos, sus coronas, sus tronos, su orfebrería. Detrás de cada detalle está la historia de un alma agradecida que pensó “a mi Virgen le hace falta esto”. Con los años apenas conocemos los nombres que esconden los objetos, pero sabemos que van empapados en lágrimas por el recuerdo de quien se fue, por el final de una larga enfermedad o por el nacimiento de un bebé sano, pero siempre con la ilusión de que lo va a llevar María.

La próxima vez que miremos a la Virgen de la Cabeza Coronada de Rute luciendo su ajuar, lo único que debemos tener en cuenta es que todos sus objetos materiales son patrimonio devocional, único en muchos casos, que enriquece al pueblo entero, que están chapados de corazones y que fueron entregados a Nuestra Madre con humildad y mirando a los mismos ojos maternales intactos que miramos nosotros hoy.
By.- Fco. Javier Pacheco Alves.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

La Virgen de la Cabeza y su Real Santuario.

Curiosidades

* Nuestra Virgen de la Cabeza posee cuatro coronas, cada una de ellas con su correspondiente corona para el Niño Jesus.La mas antigua de ellas es la que le regalo Juan de Piedra en el año 1788, es de plata en estilo imperial.Le sigue en antigüedad la donada por Agustina Mangas en el año 1872, es también en estilo imperial dorada.En el año 1953, Maria Susana Ariza le regala otra corona, que le es impuesta el 10 de mayo de ese año por el Canónigo ruteño D. Jose Torres Molina, para esa efemérides se confecciono un trono de claveles blancos.La corona es de estilo imperial con aureola.Posteriormente, en el año 1986 Francisco Martinez le regala la corona con la que el Obispo de Córdoba, Jose Antonio Infantes Florido la corono canónicamente.

* El regalo mas pintoresco que se ha puesto en la Mesa fue un burrito (de carne y hueso por supuesto).


* El recordado "Pacorro" fue cohetero de la Virgen durante mas de cincuenta años.

* Antiguamente el Hermano Mayor ofrecía a los hermanos de varal, una vez terminada la procesión de la mañana, una comida consistente en Borrego con patatas, que se preparaba en la fabrica de Anis Machaquito.Por supuesto no podían faltar varias arrobas de aguardiente y de vino.

* En el siglo dieciocho era costumbre contratar a un grupo de "gitanos" para que cantaran delante de la Virgen en su procesión.

* En el año 1948 se contrato una pirotecnia distinta a la que se venia contratando habitualmente y los cohetes eran tan malos, que ni poniéndoles gasolina ardían.

* Durante muchos siglos el viaje a la Romería de Andujar se hacia a lomos de caballerías, cuando llego la locomoción mecánica, se inicio la costumbre de acudir en camiones, y cuando llegaron a Rute los primeros autocares se emplearon estos para ir a la Romería.Estos autocares pertenecían a la Empresa Sanchez, y eran los mismos que cubrían la linea Rute-Lucena, por lo tanto mientras que los autocares estaban en la Romería se interrumpían los viajes entre Rute y Lucena.

* Durante mas de veinte años, acompaño en sus dos itinerarios a nuestra Virgen de la Cabeza la Banda de Cornetas y Tambores del Tercio Móvil de la Guardia Civil de Sevilla.Este acompañamiento se convirtió en una tradición, hasta que por una orden gubernamental este acuartelamiento se desmantelo y por consiguiente la Banda desapareció.


* Salida extraordinaria.- Con motivo de la guerra con Marruecos mando el Obispo Juan Alfonso Albuquerque Berión, sacar en procesión de rogativas a las imágenes que mayor devoción y culto recibieran en cada localidad saliendo en Rute nuestra Morenita el día 18 de Diciembre de 1859.

Nos cuentan las leyendas.......

Según cuenta la leyenda, una noche al volver los hermanos de cantar la aurora, se dispusieron a oír la Santa Misa, por aquellos tiempos era costumbre cubrir el camarin de la Virgen con un velo cuando no había culto, pues el llano estaba de tierra y así se impedía la entrada de polvo.Cuando tiraron de la cuerda, vieron que el velo no subía, entraron al camarin a arreglar la avería y vieron asombrados el borde inferior del manto de la Virgen mojado y cubierto de escamas; nadie supo dar una explicación a tan extraño fenómeno.
Pasado el tiempo, unos soldados ruteños que habían vuelto de la guerra de África, contaron que una noche, cuando se dirigían en barco a tan lejanas tierras, les sorprendió una terrible tormenta,entonces acordándose de que era sábado, y la aurora de la Virgen de la Cabeza estaría en la calle, rezaron juntos a la Virgen para que les salvara de una muerte segura, de inmediato la tormenta ceso y el mar entro en calma.Fue entonces cuando los hermanos supieron dar explicación al manto mojado y cubierto de escamas.

-------------

...Una tarde al abrir el cura la iglesia, vio como la Virgen de la Cabeza se encontraba girada hacia su izquierda, mirando hacia el segundo llano, pensó que la noche anterior la Camarera hubiera subido al Camarin para arreglar algo en el vestido de la Virgen y había olvidado colocarla de nuevo mirando al frente, subió acompañado de dos monaguillos y la puso bien.Una vez finalizado este cometido, se dirigió al confesionario para atender a los fieles, observando a los pocos minutos que la Camarera de la Virgen entraba a la iglesia para oír la Santa Misa como hacia casi todos los días, se dirigió a ella para comentarle su olvido, contestándole esta que llevaba varias semanas de no subir al Camarin, asombrado el cura pensó que podían haber entrado ladrones, subieron al Camarin, a la Virgen no le faltaba nada de sus adornos, las puertas y ventanas de la iglesia estaban bien, no faltaba ninguno de los enseres de las diferentes capillas y altares.Nadie supo dar explicación de este fenómeno, y hasta el día de hoy es un misterio el porque la Virgen se giro aquella noche.

Presidentes de la Real Cofradía

En el año 1961 se aprueban unos nuevos estatutos, creándose en ellos el cargo de Presidente, desde entonces nuestra Real Cofradía ha tenido los siguientes presidentes:

- Francisco Salcedo Repullo:1961-1972
- Alfonso Cruz Ferreira:1972-1977
- Pedro Alarcon Luque:1977-1982
- Francisco Martinez Romero:1982-1986
- Francisco Ramirez Bueno: 1986-1990
- Comision Gestora: 1990-1996
- Zacarias Jimenez Jimenez:1996-2004
- David Ruiz Cobos: 2004-2008
- Manuel Caballero Dominguez: 2008-2012
- Antonio Pacheco Montes: 2012-2016
- María Victoria Cruz Molina: Actual presidenta

Según la normativa vigente de la Iglesia, el tiempo máximo que una persona puede ocupar el cargo de Presidente es de ocho años consecutivos.