Spot Aparición Stma. Virgen de la Cabeza.

miércoles, 4 de junio de 2014

La Virgen de Fátima y los caballeros de la Virgen visitaron Rute.




Durante la pasada semana tuvimos la visita en la parroquia de San Francisco de Asís de Rute a la Stma Virgen de Fátima Coronada por San Juan Pablo II conjuntamente con los Heraldos del Evangelio, también conocidos como los "caballeros de la Virgen" intensa semana de actividad religiosa tanto en la parroquia como en los diversos hogares que la sagrada imagen iba visitando, las casas cofradías también tenían el privilegio de dicha visita, la casa hermandad de Ntra. Sra. de la Cabeza era visitada el pasado jueves día 29 de mayo a las 9 de la tarde.

El día 30 tenía lugar una solemne procesión de la Imagen de Fátima por diversas calles de Rute, visitando durante el recorrido la parroquia de Santa Catalina Mártir, siendo esta acompañada por todas las cofradías con sede canoníca en la parroquia de san Francisco de Asís.

Los Heraldos del Evangelio son una Asociación Internacional de Fieles de Derecho Pontificio, la primera a ser erigida por la Santa Sede en el tercer milenio, acontecimiento que se realizó por ocasión de la fiesta litúrgica de la Cátedra de San Pedro el 22 de febrero de 2001.

Mayoritariamente integrada por jóvenes, la Asociación actualmente se haya presente en 78 países. Sus miembros de vida consagrada practican el celibato y se dedican íntegramente al apostolado, viviendo en casas destinadas específicamente para hombres o para mujeres que alternan vida de recogimiento, estudio y oración, con actividades de evangelización en las diócesis y parroquias haciendo especial énfasis en la formación de la juventud.

Aunque no profesan votos y se mantienen en estado de laicos – con la excepción de algunos que abrazan las vías del sacerdocio – los Heraldos del Evangelio procuran practicar en toda su fascinante pureza, los consejos evangélicos. Viven normalmente en comunidades masculinas o femeninas en un ambiente de caridad fraterna y disciplina. En sus casas se fomenta la vida de oración y estudio, de acuerdo con la sabia orientación que diera el Papa Juan Pablo II:

 “La formación de los fieles laicos tiene como objetivo fundamental el descubrimiento cada vez más claro de la propia vocación y la disponibilidad cada vez mayor para vivirla en el cumplimiento d ella propia misión” (CHRISTIFIDELIS LAICI,58).

Su fundador es Mons. João Clá Dias.

 Finalidad

 En los primeros artículos de sus estatutos se encuentra delineada la vocación de los Heraldos del Evangelio:

 “Esta Asociación… nació con la finalidad de ser instrumento de santidad en la Iglesia, ayudando a sus miembros a responder generosamente al llamamiento a la plenitud de la vida cristiana y a la perfección de la caridad, favoreciendo y alentando la más íntima unidad entre la vida práctica y la fe. ….

Además de esos, la Asociación tiene como fin la participación activa, consciente y responsable de sus miembros en la misión salvífica de la Iglesia mediante el apostolado, al cual están destinados por el Señor, en virtud del Bautismo y de la Confirmación. Deben, así, actuar en pro de la evangelización, d la santificación y de la animación cristiana de las realidades temporales.”

FATIMA

Transcurrido casi un siglo de las apariciones de la Virgen en Fátima, ¿qué pensar del mensaje de la Madre de Dios? ¿Dice respecto al pasado, simplemente, o conserva todavía poder de proyección en el futuro?

Un acontecimiento sobrenatural, todo él envuelto de elocuente significado fue sin duda la serie de apariciones de Nuestra Señora en Fátima, al inicio del s. XX . Transcurrido casi un siglo, ¿qué pensar del mensaje de la Madre de Dios? ¿Dice respecto al pasado, simplemente, o conserva todavía poder de proyección en el futuro? En otras palabras, el ciclo de los acontecimientos relacionados con Fátima finalizó o todavía debemos esperar algo más?

Fátima fue un acontecimiento que marcó indudablemente la historia de la humanidad. Según Su Santidad Juan Pablo II, se trató de un extraordinario mensaje que, a partir de Fátima, comenzó a resonar por todo el mundo, desde el día 13 de Mayo de 1917, y que se prolongó durante cinco meses, hasta el día 13 de Octubre del mismo año. Y fue un mensaje que la Iglesia aceptó, “sobre todo, porque este mensaje contiene una verdad y un llamado que, en su contenido fundamental, son la verdad y el llamado del propio Evangelio.” (Juan Pablo II. Homilía. 13 de mayo de 1982). El Sumo Pontífice resaltó aquí de modo eminente la importancia de ese apelo marial al punto de compararlo al Evangelio.

Dar importancia al mensaje de Fátima fue una constante en los últimos Pontífices Romanos. Es imposible no ver una especial relación de los sucesores de San Pedro con Nuestra Señora de Fátima.

Cuando todavía no eran frecuentes los viajes apostólicos, el Papa Pablo VI se sintió llamado a ir en peregrinación a aquel ‘Santuario bendito’, en la ocasión en que se celebraba el cincuentenario de las apariciones de Fátima y se conmemoraba el vigésimo quinto aniversario de la consagración del mundo al Corazón Inmaculado de María por el Papa Pío XII, para atender al pedido hecho por la Madre de Dios.

Así, en aquel memorable 13 de mayo de 1967, Pablo VI al dirigirse a la multitud de peregrinos de Fátima manifestaba sus sentimientos filiales para con la Madre de la Iglesia: “Tan grande es Nuestro deseo de honrar a la Santísima Virgen María, Madre de Cristo y, por eso, Madre de Dios y Madre nuestra, tan grande es Nuestra confianza en su benevolencia hacia la Santa Iglesia y hacia Nuestra misión apostólica, tan grande es Nuestra necesidad de su intercesión junto a Cristo, su divino Hijo, que vinimos, peregrino humilde y confiado a este santuario bendito.” (Pablo VI, Homilía. 13 de mayo de 1967)
¿Qué llevaba al Augusto peregrino a arrodillarse devotamente delante del alba imagen de la Señora de Fátima? Pedía por la Iglesia, “por su paz interior”, para que no hubiese “aquiescencia a las formas negativas de la mentalidad profana y de las costumbres mundanas” (Pablo VI, ídem).
El Papa veía que el secularismo ganaba terreno en el mundo y, por eso, rezaba “a fin de que el culto de Dios hoy y siempre conserve su prioridad en el mundo, y su ley dé forma a la consciencia y las costumbres del hombre moderno.

Además de la paz en la Iglesia, Pablo VI pidió también la paz entre los hombres a la Virgen de Fátima, la Reina de la Paz, pues, “El mundo no es feliz ni está tranquilo. La primera causa de esta su inquietud es la dificultad que encuentra en establecer la concordia, en conseguir la paz” (Pablo VI, ídem).

Al concluir sus palabras Pablo VI consideraba el cuadro del mundo y de sus destinos, que él veía “inmenso y dramático”. Y agregaba: “Es el cuadro que Nuestra Señora abre a los ojos, el cuadro que contemplamos con los ojos aterrorizados, pero siempre confiados; el cuadro al cual nos aproximaremos siempre -así lo prometemos- siguiendo la amonestación que la propia Nuestra Señora nos dio: la de la oración y la penitencia.”

El Papa Juan Pablo II no poseía diferentes motivaciones de las de Pablo VI y al santuario Mariano se dirigió tres veces durante su pontificado. Y en esas ocasiones, nos dio importantes enseñanzas, corroborando la importancia del mensaje de Fátima. El 13 de mayo del año 1982, exactamente un año después del atentado a la vida del Papa, que se diera, en la Plaza de San Pedro, resaltó que

“el mensaje de Fátima, en su núcleo fundamental, es el llamado a la conversión y a la penitencia, como en el Evangelio. Este llamado fue hecho en los inicios del siglo XX y, por tanto, fue dirigido, de un modo particular a este mismo siglo. La Señora del mensaje parecía leer, con una perspicacia especial, las ‘señales de los tiempos’, las señales de nuestro tiempo. (…) El apelo a la penitencia es un apelo maternal; y, al mismo tiempo, es enérgico y hecho con decisión. La caridad que ‘se congratula con la verdad’ (1Cor 13, 6) sabe ser clara y firme. El llamado a la penitencia, como siempre va unido al llamado a la oración. En conformidad con la tradición de muchos siglos, la Señora del mensaje de Fátima indica el rosario, que bien se puede definir “la oración de María”: la oración en la cual Ella se siente particularmente unida con nosotros. Ella misma reza con nosotros. Con esta oración del rosario se abarcan los problemas de la Iglesia, de la Sede de Pedro, los problemas del mundo entero. Más allá de esto, se recuerdan los pecadores, para que se conviertan y se salven, y las almas del Purgatorio. (Juan Pablo II. Op. Cit. 1982)

Y de hecho, hemos visto el insondable amor materno de Ella hacia sus hijos. La Santísima Virgen manifiesta su cariño especial a todos aquellos que atienden sus pedidos. Y la prueba del valor de esa devoción es la transformación de los pastorcitos. Ella obró eficazmente la santificación de Jacinta, Francisco y Lucia, los tres videntes privilegiados a los cuales Nuestra Señora apareció. Prometía Ella a los tres pastorcitos la Paz a todos aquellos que rezasen el rosario. Ella no quiere otra cosa sino nuestro bien, nuestra santificación y salvar a toda la humanidad.

El mensaje de Nuestra Señora fue confirmado por uno de los mayores y más retumbantes milagros de la historia: El Sol, nada más nada menos “bailó” en el cielo, delante de 70 mil personas, aproximadamente. De hecho, un milagro de carácter vetero-testamentario, se dio en pleno siglo XX, hace menos de cien años, en la última de las seis apariciones de Nuestra Señora. Ese hecho es incontestable. Y como es imposible negarlo muchos intentan ignorarlo, o lanzar la confusión y la duda en las almas.

Mas es inútil, Fátima continúa incomodando la consciencia del hombre contemporáneo, con sus maternos apelos: “No ofendan más a Dios Nuestro Señor que ya está muy ofendido” (Memorias de la Hermana Lucia, sexta aparición). El milagro del Sol es la irrupción de lo sobrenatural en un mundo materialista, adorador de la técnica y del dinero y que dio las espaldas a Dios.

Transcurridos casi 100 años de las apariciones, el Papa Francisco, en este inicio de pontificado, también él se vuelve a Fátima e implora la protección de la Señora del Rosario, y en la peregrinación del 13 de mayo, a su pedido, el Patriarca de Lisboa, Cardenal José Policarpo, consagró el pontificado de Su Santidad Francisco a Nuestra Señora de Fátima. Se confirma una vez más la íntima ligación del Mensaje de Fátima con el Santo Padre. Así, ganan nuevo colorido las palabras del Papa Benedicto XVI, en su peregrinación al Santuario, en 2010: “Se ilusionaría quien pensase que la misión profética de Fátima esté concluida” (Benedicto XVI, Homilía, 13 de mayo de 2010).

¿A qué se quería referir el Santo Padre con estas palabras? ¿Al hecho incontestable de que el Mensaje de Fátima no pierde actualidad con el transcurso del tiempo? Antes, al contrario, él se torna cada vez más actual, de cara a los problemas del mundo de hoy, de este s. XXI que avanza velozmente, pareciendo querer sobrepasar los ritmos serenos del calendario…

¿Querría el Papa hacer mención a algún aspecto aún no conocido o manifestado del Mensaje de Fátima? Hay un pormenor de las revelaciones de Nuestra Señora poco comentado, sobre el cual sobrevuela una incógnita. La Señora del Rosario prometió volver una séptima vez a la Cova de la Iria. En la primera aparición dijo Ella a Lucia: “Vine para pediros que vengáis aquí seis meses seguidos, en el día 13 a esta misma hora. Después os diré quien soy y lo que quiero. Después volveré aquí una séptima vez” (Memorias de la Hermana Lucia, primera aparición).

Inútil especular o levantar hipótesis sobre una manifestación marial que todavía no hubo o sobre la cual no hay datos publicados. Solo se puede concluir, muy simplemente, que las apariciones de Fátima no están concluidas… Motivo de esperanza que las palabras de Benedicto XVI, en Fátima, dejan entrever: “Puedan los siete años que nos separan del centenario de las apariciones apresurar el anunciado triunfo del Corazón Inmaculado de María para gloria de la Santísima Trinidad” (Benedicto XVI, Homilía, 13 de mayo de 2010).
By.- A,A Fuente.- Caballeros de la Virgen

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

La Virgen de la Cabeza y su Real Santuario.

Curiosidades

* Nuestra Virgen de la Cabeza posee cuatro coronas, cada una de ellas con su correspondiente corona para el Niño Jesus.La mas antigua de ellas es la que le regalo Juan de Piedra en el año 1788, es de plata en estilo imperial.Le sigue en antigüedad la donada por Agustina Mangas en el año 1872, es también en estilo imperial dorada.En el año 1953, Maria Susana Ariza le regala otra corona, que le es impuesta el 10 de mayo de ese año por el Canónigo ruteño D. Jose Torres Molina, para esa efemérides se confecciono un trono de claveles blancos.La corona es de estilo imperial con aureola.Posteriormente, en el año 1986 Francisco Martinez le regala la corona con la que el Obispo de Córdoba, Jose Antonio Infantes Florido la corono canónicamente.

* El regalo mas pintoresco que se ha puesto en la Mesa fue un burrito (de carne y hueso por supuesto).


* El recordado "Pacorro" fue cohetero de la Virgen durante mas de cincuenta años.

* Antiguamente el Hermano Mayor ofrecía a los hermanos de varal, una vez terminada la procesión de la mañana, una comida consistente en Borrego con patatas, que se preparaba en la fabrica de Anis Machaquito.Por supuesto no podían faltar varias arrobas de aguardiente y de vino.

* En el siglo dieciocho era costumbre contratar a un grupo de "gitanos" para que cantaran delante de la Virgen en su procesión.

* En el año 1948 se contrato una pirotecnia distinta a la que se venia contratando habitualmente y los cohetes eran tan malos, que ni poniéndoles gasolina ardían.

* Durante muchos siglos el viaje a la Romería de Andujar se hacia a lomos de caballerías, cuando llego la locomoción mecánica, se inicio la costumbre de acudir en camiones, y cuando llegaron a Rute los primeros autocares se emplearon estos para ir a la Romería.Estos autocares pertenecían a la Empresa Sanchez, y eran los mismos que cubrían la linea Rute-Lucena, por lo tanto mientras que los autocares estaban en la Romería se interrumpían los viajes entre Rute y Lucena.

* Durante mas de veinte años, acompaño en sus dos itinerarios a nuestra Virgen de la Cabeza la Banda de Cornetas y Tambores del Tercio Móvil de la Guardia Civil de Sevilla.Este acompañamiento se convirtió en una tradición, hasta que por una orden gubernamental este acuartelamiento se desmantelo y por consiguiente la Banda desapareció.


* Salida extraordinaria.- Con motivo de la guerra con Marruecos mando el Obispo Juan Alfonso Albuquerque Berión, sacar en procesión de rogativas a las imágenes que mayor devoción y culto recibieran en cada localidad saliendo en Rute nuestra Morenita el día 18 de Diciembre de 1859.

Nos cuentan las leyendas.......

Según cuenta la leyenda, una noche al volver los hermanos de cantar la aurora, se dispusieron a oír la Santa Misa, por aquellos tiempos era costumbre cubrir el camarin de la Virgen con un velo cuando no había culto, pues el llano estaba de tierra y así se impedía la entrada de polvo.Cuando tiraron de la cuerda, vieron que el velo no subía, entraron al camarin a arreglar la avería y vieron asombrados el borde inferior del manto de la Virgen mojado y cubierto de escamas; nadie supo dar una explicación a tan extraño fenómeno.
Pasado el tiempo, unos soldados ruteños que habían vuelto de la guerra de África, contaron que una noche, cuando se dirigían en barco a tan lejanas tierras, les sorprendió una terrible tormenta,entonces acordándose de que era sábado, y la aurora de la Virgen de la Cabeza estaría en la calle, rezaron juntos a la Virgen para que les salvara de una muerte segura, de inmediato la tormenta ceso y el mar entro en calma.Fue entonces cuando los hermanos supieron dar explicación al manto mojado y cubierto de escamas.

-------------

...Una tarde al abrir el cura la iglesia, vio como la Virgen de la Cabeza se encontraba girada hacia su izquierda, mirando hacia el segundo llano, pensó que la noche anterior la Camarera hubiera subido al Camarin para arreglar algo en el vestido de la Virgen y había olvidado colocarla de nuevo mirando al frente, subió acompañado de dos monaguillos y la puso bien.Una vez finalizado este cometido, se dirigió al confesionario para atender a los fieles, observando a los pocos minutos que la Camarera de la Virgen entraba a la iglesia para oír la Santa Misa como hacia casi todos los días, se dirigió a ella para comentarle su olvido, contestándole esta que llevaba varias semanas de no subir al Camarin, asombrado el cura pensó que podían haber entrado ladrones, subieron al Camarin, a la Virgen no le faltaba nada de sus adornos, las puertas y ventanas de la iglesia estaban bien, no faltaba ninguno de los enseres de las diferentes capillas y altares.Nadie supo dar explicación de este fenómeno, y hasta el día de hoy es un misterio el porque la Virgen se giro aquella noche.

Presidentes de la Real Cofradía

En el año 1961 se aprueban unos nuevos estatutos, creándose en ellos el cargo de Presidente, desde entonces nuestra Real Cofradía ha tenido los siguientes presidentes:

- Francisco Salcedo Repullo:1961-1972
- Alfonso Cruz Ferreira:1972-1977
- Pedro Alarcon Luque:1977-1982
- Francisco Martinez Romero:1982-1986
- Francisco Ramirez Bueno: 1986-1990
- Comision Gestora: 1990-1996
- Zacarias Jimenez Jimenez:1996-2004
- David Ruiz Cobos: 2004-2008
- Manuel Caballero Dominguez: 2008-2012
- Antonio Pacheco Montes: 2012-2016
- María Victoria Cruz Molina: Actual presidenta

Según la normativa vigente de la Iglesia, el tiempo máximo que una persona puede ocupar el cargo de Presidente es de ocho años consecutivos.